lunes, 18 de octubre de 2021
Anuncio
Rethink Marketing
Rethink Marketing
Rethink Marketing
Rethink Marketing

Federico Linares y Jaume Miquel participan en el debate de SERES #LíderesResponsables

Ha tenido lugar la duodécima sesión de #LíderesResponsables, diálogos entre la alta dirección sobre los retos de la reconstrucción post-COVID. Estas conversaciones están enmarcadas en la iniciativa #SERESResponsables, que es un punto de encuentro de necesidades y ofrecimientos en plena emergencia sanitaria y que implica a diferentes agentes (empresas, emprendedores sociales, ONG, líderes…). En el último encuentro han participado Federico Linares, presidente de EY y Jaume Miquel, presidente y consejero delegado de Tendam.

Francisco Román, presidente de la Fundación SERES, ha dado la bienvenida y ha abierto la sesión recordando que «desde SERES retomamos los diálogos de alta dirección #LíderesResponsables para mirar hacia delante y reflexionar sobre el liderazgo necesario en las organizaciones en este contexto económico y social en el que nos encontramos».

Nueva ola, retos y aprendizajes

Federico Linares, presidente de EY ha afirmado que «esta crisis nos ha hecho parar y replantearnos muchas cosas. Ahora, tenemos una segunda oportunidad para aprender muchas de las que parece que nos dejamos atrás en la primera ola de la pandemia. La nueva realidad de los negocios se ha vuelto muy compleja, las empresas deben de asumir su compromiso social a largo plazo, la incertidumbre es muy alta y en este entorno debemos trabajar todos juntos en la misma dirección para marcar el rumbo de la recuperación. En este sentido, las empresas son una parte esencial de nuestra sociedad y están dando muestras sobradas de lo que son capaces de aportar, no sólo en términos de creación de empleo y riqueza, sino también en su compromiso social. Por eso, la colaboración público-privada es crítica para poder sentar las bases a la salida de esta terrible crisis».

Según Jaume Miquel, presidente y consejero delegado de Tendam, «el mundo ya apuntaba que estaba cambiando en el sentido de sobreconsumo. Se vislumbraba una cierta tensión sobre lo social, lo gubernamental y lo civil y además había problemas no resueltos como la transformación digital o el cambio climático. Después llega la COVID-19 y nos quedamos en casa, solo podemos comprar, interactuar con los amigos e incluso trabajar por el medio digital. La salud cobra más importancia y, además, resulta que, desgraciadamente, en seis meses el paro en el país puede situarse en un 20 %-25 %. Todo esto sucede en 15 días. Te hace ser más consciente de una serie de cosas. Nos espera un futuro de menos consumismo y con un consumo más responsable, con mayor escrutinio por parte del consumidor. Van a estar muy tensionados el low cost y el fast fashion. Habrá una moda más atemporal y se valorará más la calidad, la durabilidad, los componentes de sostenibilidad y la trazabilidad de una cadena de valor sana».

Empresas comprometidas socialmente

Por su parte, Federico Linares ha afirmado que «las organizaciones tenemos el desafío de crear valor a largo plazo a través de un modelo de negocio responsable, porque una empresa que la sociedad no reconozca ni legitime no sobrevivirá. De este modelo sostenible depende no solo su reputación sino también su posición competitiva. Depende del compromiso de sus empleados, la relación con reguladores, con gobiernos, con los medios de comunicación y sociedad civil en general. La pregunta es ¿cómo concretamos esa aportación a la sociedad? No necesitamos una Ley que nos dé un mandato para hacer todo aquello que creemos que debemos hacer, hagámoslo. En España hay grandes retos, entre ellos, y claves para nuestro futuro, la educación y el desempleo. En este entorno, hay que definir cómo las empresas deben concentrarse en generar valor a largo plazo para la sociedad porque el Estado por sí solo no va a poder solucionar estos retos. Debemos lanzarnos sin que nadie nos lo pida. Las empresas tienen ese compromiso con la sociedad y debemos hacerlo con rigor, estructura y orden.

Cada empresa tiene sus fortalezas. En EY, a través de nuestras auditorías generamos confianza en el mercado de capitales; y a través de nuestros servicios de consultoría, por ejemplo, ayudamos a las compañías a crecer, a transformarse, a ser más resilientes. Además, somos formadores de personas. Contratamos a 1.200 profesionales todos los años, muchos de ellos prosiguen su carrera profesional como directivos en grandes empresas, o se convierten en emprendedores. El apoyo al emprendimiento, de hecho, es otra de nuestras fortalezas. Sabemos cómo se genera valor en las empresas y cómo se pueden adaptar para afrontar los grandes retos sociales».

Jaume Miquel ha explicado la situación de las fábricas al asegurar que «creíamos que era una crisis fabril, pero es una crisis de demanda mezclada con brotes de crisis de producción. En el mes de mayo, China estaba ya con el 80% de la producción. Algunos rebrotes han provocado tensiones continuadas. La inflación de costes es elevada y el manual de logística no existe. Existe solo ser creativo y buscar soluciones ágiles. No vale todo y todo debe hacerse con responsabilidad para con el trabajo y las familias que dependen de las fábricas. Con nuestros socios, me refiero a colaboradores y fábricas con los que Tendam lleva trabajando años, entramos juntos en esta crisis y saldremos de ella juntos. Esto quiere decir que la actitud de cambios de producción hay que hacerlos con mucha responsabilidad. Es un tema de actitud social. Hoy esta crisis de demanda mezclada con una de producción, también lo es de valores.

Nos enfrentamos a un momento de cambio en el que es necesario ser sensible, generoso y tener claras las prioridades».

Liderazgo con propósito

Según Federico Linares «se impone el liderazgo humanista. No se lideran negocios, se lideran personas. Es vital mostrar confianza en el rumbo marcado y que tu equipo confíe en que es el adecuado. Estamos en un momento de incertidumbre radical y frente a ello necesitamos transparencia y comunicación radical. Vamos a organizaciones ágiles, flexibles, pero hay que combinarlo con serenidad, la serenidad que nos permita adoptar decisiones en este entorno complejo, con multitud de informaciones contradictorias. Y todo ello con humildad e integridad. En resumen, el nuevo liderazgo ha de tener los siguientes ingredientes: confianza, transparencia, serenidad, agilidad, humildad, primar los valores por encima de todo y capacidad de aprendizaje».

En palabras de Jaume Miquel «ahora no es tiempo para cobardes. Hay que tomar decisiones duras y hay que ser transparente y humilde. Ser capaces de trascender el presente y que el futuro no suponga una destrucción de valor. Es evidente que el modelo de negocio va a variar de una forma profunda. Cada cambio implicará inseguridad en la gente. Es otra de nuestras obligaciones: gestionar un presente muy tensionado, que asuma las decisiones que se toman y liderar los cambios a corto plazo. Son cambios que nos sacará de la zona de control. Ayudar a la gente a vivir las tensiones del presente pero ilusionadas en el futuro es un gran reto y una oportunidad de generar valor. Creo firmemente que esto puede ser apasionante».

Noticias relacionadas

JustRetail anunciate aqui publicidad
JustRetail anunciate aqui publicidad
JustRetail anunciate aqui publicidad
JustRetail anunciate aqui publicidad

Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí

Últimas noticias

Más leídas

Anuncio
Campos Inmuebles
Campos Inmuebles
Campos Inmuebles
Campos Inmuebles

Spoiler

Anuncio
Xpresarte empresas
Xpresarte empresas
Xpresarte empresas
Xpresarte empresas