miércoles, 8 de febrero de 2023
Anuncio

El futuro del retail es híbrido

El producto prime high-street y los supermercados seguirán generando interés entre los inversores mientras que el e-commerce continuará actuando como catalizador tanto del segmento del retail como del sector logístico. Así lo confirma el informe ‘Real Estate Market Outlook 2023’, elaborado por CBRE.

Las ventas minoristas han experimentado un buen 2022, por lo que se prevé se mantenga una tendencia creciente del 4,5 % hasta 2026. Estos datos se encuentran por encima de los registrados por la Eurozona. «El mercado del retail ha vivido momentos de gran incertidumbre pero ha demostrado ser un mercado resiliente en el que los inversores vuelven a encontrarse cómodos», señala Paloma Relinque, directora de Capital Markets de CBRE España.

Entre las tendencias que se observan cabe destacar el impulso de los centros de ocio o el tirón de los supermercados como valor seguro en las inversiones de retail. Además, el e-commerce se ha visto impulsado los últimos años, pero la realidad es que «el futuro del retail será híbrido«, afirma Miriam Goicoechea, Head of Research en CBRE España.

Los datos de crecimiento del online sitúan su cuota en un 4,1 % en 2016 y en un 10,6 % en 2021. De cara a 2026, se espera que este porcentaje se sitúe en el 16 % donde seguirán creciendo con fuerza las compras online de regalos, productos electrónicos y juegos/videojuegos. De esta forma, en 2026, el 84 % de las ventas serán offline, lo que demuestra que este canal continúa siendo importante.

La inversión inmobiliaria se reducirá un 20 % en 2023

En términos generales, 2023 experimentará un ajuste en volúmenes de inversión, especialmente en el primer semestre del año, para presentar signos de crecimiento y recuperación durante la segunda mitad del año, según CBRE.

Concretamente, las estimaciones apuntan hacia una reducción de la inversión inmobiliaria en España para 2023, de alrededor del 20 %-30 %, lo que se traduce en una cifra entre los 12.000 y los 14.000 millones. “La elevada volatilidad prevista para este año no facilitará la toma de decisiones de los inversores, que serán mucho más selectivos. La mejora del contexto macroeconómico permitirá recuperar la senda del crecimiento de la inversión a lo largo del segundo semestre, aunque dependerá de cuánto se tarden en ajustar los precios. Cuanto más nos retrasemos en este ajuste necesario, más impacto veremos en el volumen de inversión”, añade Paloma Relinque.

Además, elementos diferenciadores como la calidad, el ESG y la flexibilidad de usos marcarán la brecha entre los mejores activos y “el resto” tanto para ocupantes como inversores, por lo que la tendencia de polarización se verá acentuada a lo largo del próximo año. “Tanto es así que los principales indicadores de rentas y ocupación serán diferencialmente mejores en aquellos activos que destaquen frente al resto con independencia de su tipología y que cumplan con los mejores estándares de calidad”, explica Miriam Goicoechea.

El sector logístico se mantendrá como uno de los favoritos de los inversores, principalmente por la creciente demanda y los altos niveles de ocupación. La falta de stock, elevada demanda y los elevados costes de construcción harán que continúen creciendo las rentas, no solo en las principales ubicaciones. Los nuevos proyectos tratarán de cumplir los requisitos de automatización y sostenibilidad cada vez más indispensables para el cierre de operaciones.

Noticias relacionadas

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí

Últimas noticias

Just Retail Mag 360

Me Suena

Más leídas

Anuncio

Spoiler

Anuncio